Michael Reynolds lleva 35 años dedicado al desarrollo de una nueva forma de arquitectura en la que confort y sostenibilidad vayan de la mano. Con este enfoque como marco de referencia, Reynolds ha creado un sistema de edificación que, como él mismo sostiene, tiene como filosofía “lograr que cada persona pueda construirse su propia casa respetando al medio en que se asienta y aprovechando sus recursos“.

Así es como Mike Reynolds comenzó a desarrollar las Earthships, construcciones respetuosas y coherentes con el medio en que se encuentran, y que cuentan con diversas técnicas de aprovechamiento de los recursos naturales inmediatos al edificio para lograr un alto grado de autoabastecimiento y de bienestar de sus habitantes.

Todo comenzó en los 70, cuando Reynolds construyó un poblado en un área desértica de Nuevo México con latas de cerveza, botellas de plástico y neumáticos viejos. Lo cierto es que la técnica ha ido evolucionando y son yamiles de casas construidas en diversos puntos del planeta (incluyendo Siberia) con resultados que superan significativamente a la arquitectura tradicional, mucho más agresiva con un medio del que suele aislarse. En palabras de Reynolds, “imagina invertir sólo 39 € en el mantenimiento de tu casa, que tu hogar aproveche la luz del sol para la calefacción y que el agua de lluvia se filtre para uso doméstico y regar plantas. Imagina, además, que no dependes del petróleo y que no contaminas”.

Mike Reynolds estudió arquitectura para después forjar su propio camino. Los combustibles fósiles y los materiales agresivos con el medio han sido sustituidos por otros reciclables y ecoeficientes. Es por ello que se ha ganado el apodo de “Guerrero de la Basura“, título del documental que presentamos a continuación.