¡Os presentamos a Jose! Voluntario del CES, en el proyecto PARTAGEONS NOS CULTURES

Moorea, Polinesia Francesa

 

 

Septiembre, 2020

 

«Hace ya un mes que comenzó mi voluntariado europeo “Partageons nos cultures” (Compartamos nuestras culturas) en Moorea, Polinesia Francesa. Aquí el tiempo se aprovecha al máximo, y aunque lleve sólo algunas semanas viviendo y trabajando en el Lycée d’Opunohu, tengo la sensación de que hace un año que llegué. La adaptación ha sido rápida y muy natural. Tanto los compañeros de trabajo como los estudiantes han sido muy acogedores desde el primer día. Cada día aquí es muy intenso. Los gallos son mi despertador a las 05:30 de la mañana, y alrededor de las diez de la noche mi cuerpo y mi cabeza dicen “basta”. Me siento un gran afortunado por poder vivir esta experiencia, en un lugar tan aislado, salvaje y bello.

Cada semana, e incluso cada día, el trabajo y las actividades con los alumnos pueden cambiar. Sin embargo, los ejes principales de mi trabajo aquí son los siguientes:

Clases de español: cada semana participo en al menos 7 clases de español con tres clases distintas. Mi deber es ayudar a los estudiantes a mejorar su fluidez y su comprensión del idioma español a través de actividades y ejercicios que la responsable del departamento considera oportunos.

Apoyo escolar: de lunes a jueves, tras la cena, dedico una hora y media de apoyo escolar con los alumnos que lo necesitan porque están preparando un examen, porque quieren practicar el español o el inglés, o porque necesitan ayuda con sus ejercicios de diferentes asignaturas.

Entrenamientos y competiciones deportivas: los dos deportes por excelencia en Polinesia son el Vaa’a y el voleibol. Todos los jóvenes desde muy pequeños han practicado al menos uno de estos dos deportes. El primero tiene una gran trascendencia cultural, y no es ni remo ni piragüismo, y al mismo tiempo se parece a ambos. Esta disciplina requiere de fuerza, coordinación, trabajo en equipo, y mucha pasión. Cada semana paso al menos 6 horas practicando con ellos Vaa’a o voleibol. Además, los miércoles por la tarde acudo con ellos a la isla de Tahití para las competiciones escolares, en las que el equipo de Opunohu se ha clasificado para las finales del mes de diciembre, tanto en el equipo femenino como masculino.

Proyectos culturales: el abanico de actividades que se llevan a cabo en el área cultural es amplio. Por el momento, yo he podido colaborar en la organización de los Erasmus Days, con varias actividades dirigidas a los estudiantes para que conozcan mejor Europa, y las oportunidades que se les ofrece desde la UE a. nivel formativo y profesional. Además, he elaborado un stand con curiosidades sobre España y personalidades significativas de mi país. Tuvieron la suerte de probar queso artesanal de Valladolid, tortilla de patata o naranjas típicas de España. Junto a mi compañera de voluntariado, hemos propuesto a los estudiantes varias películas del cine español e italiano, que les han encantado. Por último, he comenzado la elaboración de la guía local de la isla de Moorea, con la colaboración de los alumnos y el personal.

Área marina educativa: este proyecto de enseñanza, concienciación y protección del medio marino ya ha realizado una primera actividad, en la que he podido participar. Junto a la Asociación local Oceanía, los alumnos han podido adquirir muchos conocimientos sobre las ballenas jorobadas y sobre las reglas establecidas en Polinesia para su protección. Además de una jornada teórica, en la que tres voluntarias de la Asociación explicaron todos los detalles sobre los mamíferos marinos que viven en las aguas del Pacífico, hubo tres salidas prácticas para conocer en primera persona el comportamiento de varias especies: tiburón de punta negra, tortugas verdes, delfines y la ballena jorobada. Yo pude participar en una de estas salidas, y tuvimos la inmensa suerte de encontrar y nadar junto a todos estos animales. Una experiencia inolvidable.

Semanas de concienciación: junto a mi compañera de voluntariado, hemos participado en la organización de las siguientes actividades: recogida de desechos en las playas públicas, charlas sobre la diversidad sexual, las diferentes tipologías de discapacidad o el reciclaje. Esto se llevará a cabo en los meses de noviembre y enero con diferentes grupos de alumnos.

Concluyo ya, agradeciendo a todas las personas que me han ayudado a comprender mejor las peculiaridades de esta isla y de su rica cultura. Este proyecto no ha hecho más que empezar y estoy dispuesto a dar todo lo que esté en mi mano para que mi paso por Moorea, y por el Lycée d’Opunohu sea lo más fructífero posible y que los estudiantes puedan ver nuevos horizontes personales y profesionales en Europa. Ojalá ellos puedan sentir en sus respectivas experiencias, algo parecido a lo que estoy sintiendo yo en estas primeras semanas.

MAURURU ROA!»

Te puede interesar...

25 de noviembre de 2020
¡Os presentamos a Ysaura! Una de las voluntarias del CES, en el proyecto ALTERNATIVE EDUCATION SCHOOLS en Polonia.
Septiembre / Octubre, Polonia Un mes, dos cuarentenas, un TFM y un cumpleaños. Pasar una cuarentena está tan visto que nosotros quisimos hacer dos. Después del training en #activewomenassociation que...
16 de noviembre de 2020
¡Os presentamos a Ariadna, Chema y Paula! Participantes del Curso de Formación MEDIA AND INTERCULTURAL APPROACHES
Toulouse, Francia Octubre, 2020 Del pasado 19 al 27 de octubre tuvo lugar en la ciudad francesa Toulouse el curso de formación "Media and intercultural approaches". Paula, Chema y Ariadna...
12 de noviembre de 2020
¡Os presentamos a Carlos! Voluntario del CES, en el proyecto THE WORLD WE HAVE
Italia Septiembre 2020 Mi experiencia de voluntariado en el Cuerpo Europeo de Solidaridad comienza el 20 de septiembre de 2020 en condiciones algo inusuales debido a la situación de pandemia...